21 agosto 2013

Capítulo 4: Haciendo fotos - Parte 4

Pues nada, después de la pequeña introducción que os dejé en el artículo anterior vamos a empezar ya a entrar en materia.

En esta ocasión vamos a ver lo necesario para adentrarnos en la fotografía macro.

¿Os apuntáis?






Para mi, el macro, es una de las técnicas que mas me gustan, ya que consiste en captar la esencia de las cosas, intentar ver todo desde un punto de vista distinto. Es captar elementos que somos incapaces de ver con nuestros propios ojos.

Podemos realizar fotografías macro de todo cuanto nos rodea, desde flores, animales, objetos etc ...

Los principales enemigos de esta disciplina son la trepidación y que os salga el sujeto movido.

Para poder adentrarnos en esta disciplina no necesitaremos un equipo muy caro, aunque no con todas las cámaras ni objetivos lograremos conseguir ciertos detalles.

Algunas de las diferencias de un objetivo macro dedicado respeto a otros objetivos o cámaras que lleven el modo "macro" son el factor de ampliación y la posibilidad de acercarnos mucho mas al sujeto.

Como ya os comenté en su día todos los objetivos del mercado tienen un punto donde dejan de enfocar, esa distancia mínima de enfoque suele ser de diez centímetros por ejemplo en objetivos angulares a un metro y medio por ejemplo como tiene mi teleobjetivo 70-300. Un objetivo macro permite enfocar en distancias de un centímetro o menos.

Por otro lado, el factor ampliación es la capacidad que tienen en sacar esos objetos a tamaño real, por ejemplo, la gran mayoría de objetivos que ponen macro permiten acercarnos mucho mas al sujeto, pero solo dejan un factor de ampliación de 1:2, quiere decir que solo conseguiremos sacar al sujeto a la mitad de su tamaño real. Un macro dedicado es capaz de sacarlo a 1:1, e incluso hay macros que son capaces de sacar ese objeto a 6:1 de forma nativa sin necesidad de usar nada mas.






Para esta disciplina tenéis que tener muchísima paciencia ya que es muy complicado y no lograremos sacar una buena foto a la primera. Igual de 30 o 40 disparos conseguimos una buena toma.

Con esta disciplina tenemos que jugar muchísimo con la profundidad de campo ya que al disparar en distancias tan cortas esta se vuelve minúscula, por lo que al hacer una foto a f2.8 por ejemplo apenas conseguiremos captar nada del sujeto, por lo que tendremos que utilizar aperturas como f5 en adelante, que nos permita conseguir mas detalle. La imagen que está sobre estas lineas ha sido tomada a 1/100 f5.6 ISO 800 con un macro de 90mm.

Para realizar este tipo de fotografías tenemos que tener en cuenta algunos factores, el primero de ellos es la luz, al disparar a esas distancias tan cortas es posible que hagamos sombra al sujeto  y saquemos fotos oscuras y sin color, el aire, en caso de hacer las fotos en exterior es otro gran enemigo, hay algunos trucos que podemos usar para evitarlo, y es llevar algún cartón a modo de pantalla para evitar que el aire mueva la flor que estamos fotografiando. Algo que jamás deberemos de hacer es molestar al bicho que queremos fotografiar, y mucho menos matarlo para que se esté quieto, ni arrancar flores o demás para componer nada. Un fotógrafo que se precie respeta el entorno y procura dejar la menor huella en el.

Para fotografiar bichos es aconsejable tener un macro de unos 190mm por ejemplo, de esa forma conseguiremos sacar al bicho en todo su tamaño a un metro de distancia, sin molestarle ni nada, pero ya estamos hablando de objetivos que superan los 900€. Si somos cuidadosos y elegimos una hora del día en la que no haga calor y los insectos esté quietos podemos acercarnos mas y realizar la foto sin molestarles.

Algo muy, pero muy importante en la fotografía, y no solo en el macro, es respetar lo que nos rodea, no podemos ir cortando ramas ni matando bichos para que la fotografía que queremos salga expectacular, podemos utilizar elementos inertes como rocas, ramas caidas ect ... para componer, pero en la medida de lo posible evitaremos modificar nada.

Como en cualquier otra disciplina fotográfica la previsión es fundamental, como os he comentado antes si lo que queremos es conseguir una mariposa con las alas abiertas sin que se nos escape tenemos que salir a una hora temprana ya que no hará tanto sol y esta aun no se habrá calentado, por lo que estará tranquila y podemos fotografiarla sin molestarla a nuestro antojo.











Otra opción es ponerles algo de comida para atraerlos, a ver, en fotografía todo es lícito, siempre que expliquemos como lo hemos hecho, el ir de "fantasmas" no nos servirá de nada salvo alimentar nuestro ego, yo le doy mas valor a una fotografía de alguien que me dice, pues mira, hice una mezcla de agua y azúcar y la fui poniendo en las flores para que se posaran las abejas y demás insectos para fotografiarlos que al que dice, no, he tenido suerte  mira todo lo que he conseguido, y, que casualidad, tiene cien fotos con bichos posados comiendo de las flores en una misma sesión.

La foto que acompaña  estas lineas está tomada así, con una mezcla de agua y azúcar, colocada con un cuenta gotas en algunas flores y paciencia, hasta que se posó la mariposa y empezó a comer y pude hacerle fotos.

Ya os digo, siempre que no molestéis y expliquéis como se hizo, todo es lícito en fotografía.

Como os he comentado antes no es necesario gastarse una fortuna en un excelente equipo macro, no por ser el objetivo de “marca” nos dirá que es mejor, por poner un ejemplo, el Sigma 105mm f2.8 ex dg macro es mucho más económico que sus homólogos en Canon y Nikon y su calidad de imagen es incluso superior a estos, por no olvidarnos del Tamron 90mm f2.8 manual, para mí y para todo el que entiende de fotografía es el mejor macro que se ha podido fabricar hasta la fecha, y es un objetivo realmente complicado de encontrar. Si nos ponemos a buscar en mercadillos de 2ª mano podremos encontrar verdaderas joyitas a un gran precio.

Lo primero que pensaremos es, ¿es obligatorio comprar un objetivo macro?, realmente no, pero si tendremos que comprar una serie de accesorios para transformar nuestro objetivo en un macro decente:
  • Lentes de ampliación: se trata de una “lupa” que colocaremos delante de nuestro objetivo, la cual nos ampliará según las dioptrías que tenga, yo recomiendo las BW, aunque las Hoya no son malas, el factor de ampliación de BW es superior, por poco más de 30€ tendremos una lente de ampliación de 10x que nos daría un resultado de 5:1 en un objetivo normal o de 10:1 en un objetivo macro. Este es un accesorio muy económico, de echo sin tener que irnos a marcas chinas es lo más económico que vamos a encontrar para fotografía macro.
  • Tubos de expansión: con ellos conseguiremos acercarnos más al sujeto, además de ampliar sus detalles. Los podemos encontrar en un juego de 3 con las siguientes medidas: 13mm. 21mm y 31mm pudiéndose combinar como queramos, con y sin sistema AF y de soporte digital para la lente. Yo personalmente los prefiero con AF, no por nada, en caso de no llevar ningún soporte eléctrico nos será realmente complicado cerrar el diafragma de nuestro objetivo. La fórmula para saber que factor de ampliación estamos consiguiendo es la siguiente: (Distancia en mm de los tubos) / (distancia de la focal) + factor de ampliación nominal = ampliación total, es decir, usamos el tubo de 31mm con una distancia focal de 90mm con un factor de 0.5 (1:2) con lo que hemos “transformado” nuestro objetivo 1:2 a un objetivo 1:0.84. Este accesorio es bastante más caro llegando a costar uno de calidad media sobre unos 100€
  • Fuelle para macro: su función es la misma que la de los tubos de expansión, pero en ese caso no tendremos que ir quitando o añadiendo más piezas al objetivo, simplemente nos bastara con expandir o encoger el fuelle para lograr la expansión deseada. Su precio está a la par que el de los tubos de expansión.
  • Anillo inversor: es un adaptador que nos sirve para colocar el objetivo al revés en la cámara, de esta forma conseguiremos mejorar el factor de ampliación del mismo pudiendo sacar con ello unos macros fantásticos. Pero esto entraña una gran dificultad, me explico, perdemos todos los automatismos, y diréis: ¿y qué? Si hay que hacer las fotos en manual…, no siempre pero si, pero, ¿cómo cerramos el diafragma si no hay conexión de datos entre el objetivo y la cámara? El proceso es complicado, pudiendo incluso dañar tanto la cámara como el objetivo, por ello recomiendo el uso de un objetivo manual antiguo para estos menesteres, y a ser posible de focal fija
  • Flash anular: se trata de un flash de forma redondeada, en la gran mayoría de casos, que colocaremos delante del objetivo mediante un adaptador que traerá incluido. De esta forma daremos mejor la luz que si usáramos un flash convencional, para mí, es uno de los elementos imprescindibles para la fotografía macro.
  • Trípode: otro de los elementos imprescindibles. Poco o nada hay que hablar del trípode que no se sepa ya, más que nada tener en cuenta que si lo usamos junto a un objetivo estabilizado o una cámara con sensor estabilizado, se lo tendremos que desactivar para evitar que el sensor cree una falsa sensación de movimiento y nos salga las fotos trepidadas. Por otra parte, si vuestra cámara permite levantar el espejo para realizar la foto, lo hagamos, algunos modelos de Nikon no lo permite, una lástima, ya que el golpeo del espejo al tomar la foto suele causar una pequeña vibración que se nota más a la hora de usa el trípode.
  • Rótula para el trípode: todos los trípodes vienen con una rótula de mejor o peor calidad, simplemente la rótula es un accesorio que se une al trípode para poder sujetar la cámara y poder facilitarnos el poder colocarla de forma correcta y estable en la posición deseada para tomar la fotografía. Las hay de todos los tamaños y formas, personalmente yo prefiero las rótulas de bola ya que son mucho más rápidas a la hora de mover la cámara, aunque también tienen sus defectos.
  • Un carril para fotografía macro: este accesorio va acoplado en la rótula y nos permitirá una mayor precisión a la hora de enfocar. Se trata de dos reglas numeradas que nos permitirán desplazarnos de izquierda a derecha y de atrás a adelante pudiendo mejorar el enfoque enormemente.
  • Mando a distancia: aquí ya al gusto del consumidor, IR, si la cámara lo permite, o cable. Con intervalómetro, o sencillo …Para mi es otro de los accesorios imprescindibles para la fotografía macro.
  • Cartulinas o cualquier objeto que nos sirva de pantalla: pues si, si tenemos un poco de maña nos podemos crear una pantalla para evitar que el aire extroee la fotografía, recordad que estamos utilizando velocidades de exposición bajas y que cualquier movimiento por pequeño que sea se verá reflejado en la fotografía
  • Una caja de luz: solo nos valdrá para fotografiar objetos inanimados ya que tendremos que introducirlos dentro para tomar la fotografía, es ideal para usarlo con varias unidades de flash y lograr una excelente iluminación.
  • Una funda protectora para la cámara: no hay nada mas bonito que fotografiar gotas de agua, pero el agua es uno de los mayores enemigos de nuestras cámaras, un descuido y podemos dañar seriamente nuestro equipo, así que no está demás el tener una funda protectora.
Tanto los tubos, como las lentes etc … las podremos usar indistintamente con objetivos normales como macros y hay que tener en cuenta la apertura focal, ya que al usar estos accesorios la reduciremos considerablemente, por ejemplo podremos pasar de tener una lente f2.8 a tener una apertura de f5 usando un tubo de expansión o una lente de ampliación.

Ya os he comentado antes que la apertura ha de ser la adecuada para poder tener algo de profundidad de campo, ya que a las distancias en las que haremos estas fotos la distancia focal es mínima. el valor ISO lo tendremos que poner acorde a las necesidades de la velocidad, si necesitamos una gran velocidad de obturación y no tenemos luz suficiente tendremos que aumentarlo aun con el riesgo de sacar ruido. La velocidad de obturación la adecuaremos según lo que queramos captar, si es un insecto volando como en la foto de arriba lo ideal es que cuanto mas rápida sea la obturación, mas detalles sacaremos ya que el bichito se quedará "quieto", en la fotografía anterior disparé a 1/1250 f4 e ISO 400, si hubiera querido sacar las alas inmóviles podría haber disparado a 1/3000 por ejemplo subiendo el ISO a 1200, pero la foto habría quedado irreal, de esta forma si veis las alas está difuminadas por el movimiento y da la sensación que el animalillo está volando.

A medida que os alejéis del sujeto podréis tener algo mas de profundidad de campo con la misma apertura, no es lo mismo tomar la foto a un centímetro que a diez y mucho menos a un metro. Todo esto es lo que tenéis que tener en cuenta para realizar fotografías en esta disciplina, para ello es aconsejable tener tablas de distancia focal o tener una herramienta como esta: Online Depth of Field Calculator

Para que entendáis esto: tomando la imagen anterior, creo recordar que estaba a medio metro del sujeto, el objetivo usado era el 90mm macro y la apertura f4, la parte de imagen que vemos enfocada es de 0.38 cm, si me hubiera acercado mas, por ejemplo a 10 cm apenas habría sacado algo enfocado.

Resumiendo todo esto, tenéis que tener mucho control de la profundidad de campo y de la velocidad, si estamos en un ambiente controlado donde no nos moleste el aire podemos disparar a velocidades bajas usando trípode manteniendo el ISO lo mas bajo posible, si por el contrario estamos en la naturaleza la cosa cambia, no podemos controlar los elementos pero si podemos tener nuestros accesorios para evitar que el aire o la lluvia nos estropee una foto o nuestro equipo.

Tened mucha paciencia, la fotografía macro no es llegar y ponerse a hacer fotos, hay que planificarlo todo antes, y realizar todas las fotos que necesitemos.

Aunque sea una tontería, esta disciplina puede resultar muy aburrida para quienes nos acompañan, ya que podemos tardar demasiado tiempo en realizar una única foto, por ese motivo es aconsejable o ir solo, cosa que no os aconsejo, o ir con alguien que realmente le guste la fotografía y en especial esta disciplina.

Y por último respetad, respetad todo lo que os rodea, no valláis matando a los bichos para fotografiarlos, ni arrancando flores ni nada por el estilo. Un buen fotógrafo cuida del entorno que lo rodea.

Pues nada, solo os queda disfrutar y vereéis como con mucha práctica llegaréis a conseguir fotos realmente bonitas de aquellos detalles que mas os guste.


No hay comentarios:

Publicar un comentario